Televisión en blanco y negro.

"La propaganda debe ser sencilla, elemental y masiva. Dirigida a los

sentimientos, no a realizar complicados análisis científicos, y

ajustada para las entendederas de los miembros de la sociedad menos

brillantes. Es para las masas, no para los intelectuales. Los

intelectuales siempre han percibido y siempre percibirán a la

propaganda como trivial, anticuada e incluso ofensiva, se haga como se

haga. Y debe ceñirse a unas pocas ideas, presentadas una y otra vez

desde distintos ángulos pero siempre confluyendo sobre el mismo

concepto. Sin fisuras ni dudas. Es propaganda, no art

e ni ciencia. Y

debe ser razonablemente realista, pues de lo contrario la experiencia

cotidiana del público

le hará perder credibilidad".

Esta parece que es la doctrina

elegida por una cadena de televisión que últimamente salta bastante a la palestra y no precisamente por su calidad televisiva, si os digo que esas palabras fueron dichas por el mismísimo Adolf Hitler, rápidamente sabréis de que cadena hablo. Es repugnante ver como una cadena da cabida a una serie de personas que utilizan el insulto y la falta de respeto para atacar al oponente ideológico, lo vimos con la consejera de sanidad catalana, a la que se le tachó de "guarra" entre otras lindezas por utilizar las nuevas tecnologías como medio de información y prevención sexual a los más jóvenes. Una cadena dónde tienen cabida condenados y expresidiarios que se permiten dar lecciones de moralidad y de como debe dirigirse un país. Lo último ha sido insultar a una de las candidatas a la Asamblea de Madrid por ser transexual. Es repugnante verlos esputar contra el diferente, contra el que no piensa como ellos dando argumentos de barra de bar sin sentido alguno. Desgraciadamente, aunque no los veas ellos se encargan de salir en otros medios, así que a poco que ojees un diario digital te topas con alguna de sus fechorías. Yo hace tiempo que los quité de mi tdt, por si alguno me suelta el argumento de "si no te gusta, no los veas", la verdad es que al verlo en el intermedio o en otros programas de zapping, me hace hasta gracia, pero no dejo de pensar que gente como esta tenemos metidas en las instituciones e incluso gobiernan en comunidades que amparan y financian este tipo de espectáculo. Su último héroe el hostelero de célebres frases como "gobierno de mierda socialista, marxista terrorista", ¡toma ya!, seguro que no se quejó tanto cuando por arte de magia subieron la cervecita de 20 duros, a un euro del tirón.

En definitiva, para que te respeten, debes tu de respetar, por eso jamás tendrá mi respeto un pseudoperiodismo que ampara el insulto, la provocación y los regalos trajeados como seña de identidad.

posted by Saúl Narbona on 10:45 under

Busca