Año nuevo, vida sin humos.

Casi ni me acordaba de como entraba al blog, me ha costado, pero voy a ver si pongo esto en marcha de nuevo, le haré unos retoques a la imagen y al diseño y a ver que va saliendo.


La primera entrada del año, y de esta nueva época, se la voy a dedicar al tema de la ley antitabaco, con la que estoy completamente de acuerdo por supuesto. Creo que ya era hora de tener una ley al nivel de los países del primer mundo y más, tras la imperfecta ley anterior, que dejaba resquicio a la elección de buena fe, en un país donde dar la mano, en la mayoría de los casos equivale a coger el brazo.
Países como Portugal, del que despectivamente escuchamos que están 10 años por detrás llevan ya tiempo con esta ley, y los bares siguen abiertos, la gente sigue saliendo a pubs y discotecas y la única diferencia es que ahora, no llegas a casa apestando a humo que otros han generado. Por supuesto mejor no compararnos con países como Reino Unido, Holanda o Francia, donde es impensable desde hace años, la imagen del bar atestado de humo donde el ambiente está asquerosamente cargado. En los países donde existe una ley similar, se ha demostrado que las ventas han subido en éstos establecimientos.
Hemos podido ver en la tele a numerosos hosteleros que dicen que ahora, como la gente no va a ir a los bares por no poder fumar (recordemos que la población fumadora es del 30% en España, por lo que esta afirmación es completamente absurda al dejarnos al margen al 70% restante) van a tener que despedir a parte de sus empleados. Esto me suena igual que las miles de empresas que se han amparado en la famosa crisis para dejar en la calle a miles de personas y abaratar costes para conseguir más beneficio. Y es que la "picaresca latina" de la que algunos hasta hacen gala, es una de las losas con la que nos toparemos en el futuro si queremos hacer de España un país al nivel de los grandes de Europa.
En una cosa si estoy de acuerdo con los hosteleros, en que los que hicieron las cosas bien con la ley anterior (una clara minoría), me refiero a lo de las zonas acotadas para fumadores y todo eso, ahora se quedan colgados con la inversión en sus negocios sin recibir nada a cambio.
Esperemos que el 2011 no solo nos libre de los malos humos en bares, restaurantes, parques infantiles y todas las zonas reflejadas en la nueva ley, esperemos que disipe también los negros nubarrones que tenemos encima, y podamos ver la luz al final del túnel, a ver si puede ser.

posted by Saúl Narbona on 17:25 under

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese es tu argumento para defender la Ley Antitabaco, no llegar a casa oliendo a humo? beeeee beeeeee

Saúl Narbona dijo...

Ese es uno sí, las consecuencias que tiene respirar ese humo con todo lo que lleva, que menores estén expuestos o que no me apetece comerme un serranito tragando humo de tabaco, pueden ser otros. Al final, como ha pasado con otras cosas acabará viéndose con normalidad. Lo del beeee beeee no se a que viene...
Un saludo.

Busca